Samael Aun Weor

Este hombre excepcional, fundador del Movimiento Gnóstico Internacional, ha sido reconocido como un gran filósofo, destacado antropólogo, insigne esoterista, excelente psicólogo y alquimista contemporáneo.

Su obra se ve reflejada en más de setenta libros, en donde nos enseña el camino a seguir para alcanzar nuestro total y completo desarrollo espiritual.

Su maravillosa capacidad de investigador le ha permitido profundizar, a través de la experiencia directa en los mundos superiores de la naturaleza, en los sagrados misterios de las grandes culturas milenarias como la maya, azteca, inca, tibetana, hindú, griega, romana, druídica, etcétera; convirtiéndose en testigo vivencial de todos los hechos narrados y acontecimientos develados en sus obras.

El maestro de la síntesis se acerca a cada ser humano, sin distinción alguna, para entregarle las claves supremas de la sabiduría de los siglos, para animarle en la búsqueda de la verdad, en el reencuentro con su auténtica herencia espiritual que emana de las estrellas.

Nació el 6 de marzo de 1917 en Bogotá, Colombia. Fue conocido con el nombre profano de Víctor Manuel Gómez. Dejó su cuerpo físico el 24 de diciembre de 1977.

Dio comienzo a su obra en su país natal tan solo con un pequeño grupo de estudiantes y estableciéndose definitivamente, junto a su familia, en México, en el año 1955. Viajó por algunos países de América, haciendo conocer esta doctrina milenaria tanto en importantes auditorios como en los rincones más humildes y apartados.

Su único propósito, expresado en todos los momentos de su vida, ha sido el de mostrar al ser humano la manera de trascender el estado caótico en que vive, producto de la inconsciencia.

Samael Aun Weor ha venido para cumplir la misión específica de mostrarnos la didáctica concreta para trabajar conscientemente con los tres factores de la revolución de la consciencia: la muerte de nuestros defectos psicológicos, el nacer alquímico y el sacrificio por la humanidad, constituyendo el único camino que nos ha de llevar a la verdadera autorrealización íntima del Ser.

Este maestro asombroso ha demostrado con su ejemplo que no existen trabajos imposibles sino hombres incapaces.

Samael Aun Weor resolvió entrar decididamente por la senda revolucionaria del trabajo psicológico gnóstico, convirtiéndose en el superhombre del siglo XX.