Litelantes

La señora Arnolda Garro de Gómez, venerable maestra Litelantes, ha sido siempre esposa y fiel compañera del Logos de Marte, Samael Aun Weor.

Esta dama-adepto goza de la consciencia continua y a través de innumerables reencarnaciones logró educar y vigorizar ciertas facultades ocultas que, entre otras cosas, le permitieron recordar sus vidas pasadas y la historia del planeta y de sus razas.

Ha sido la colaboradora esotérica del maestro Samael Aun Weor. Descubrió los estados jinas mencionados por don Mario Roso de Luna y Arnoldo Krumm-Heller, como así también colaboró con su esposo en la investigación científica de los distintos departamentos elementales de la naturaleza.

Esta dama-adepto es uno de los cuarenta y dos jueces del karma, siempre fue absolutamente silenciosa y jamás hizo gala de sus poderes y de sus conocimientos.

La gurú Litelantes trabaja anónima y silenciosamente en el Palacio de los Señores del Karma. Esta poderosa vidente, tiene en su mente toda la sabiduría de los siglos.

Nos dio un vivo ejemplo no solo como maestra, sino como esposa, madre, amiga, abuela y ciudadana, siempre mostrándonos una forma de vida sencilla y muy profunda.

Sus enseñanzas no se reflejaron en grandes conferencias como las del maestro Samael, sino como las de los maestros del Zen. Solía romper constantemente con los esquemas mentales de quienes la rodeaban, ella sabía suministrar una enseñanza particular y en diferentes niveles en cada persona, siempre con mucho rigor pero también con mucho amor.

La venerable maestra Litelantes llegó al final de su existencia física el día 5 de febrero de 1998, a las 22:20 h, siendo sus cenizas depositadas en las aguas del mar de Acapulco pocos días después.

Sea suficiente recordar su labor al lado del venerable maestro Samael desde los años cuarenta, para admirar y respetar a tan incansable maestra de sabiduría.